MUROS VERTICALES

En esta ocasión disponemos un muro vertical conformado por varias líneas de MC superpuestas. Se disponen las juntas de forma “contrapeada” y se utilizan las conexiones verticales y laterales entre piezas para potenciar la capacidad de reparto y laminar cualquier concentración de tensiones en una determinada zona.

El muro no es un elemento rígido sino un grupo de piezas interconectadas entre ellas que sí lo son. La estabilidad del conjunto se basa en la de cada módulo y si por cualquier circunstancia hay una sobrecarga de acciones sobre un determinado MC que rompe su equilibrio, éste se apoyará en los elementos que le rodean para restablecer su fijación.

En este caso, toma aún más relevancia el cálculo geotécnico–estructural necesario para llegar a soluciones óptimas.

En esta ocasión disponemos un muro vertical conformado por varias líneas de MC superpuestas. Se disponen las juntas de forma “contrapeada” y se utilizan las conexiones verticales y laterales entre piezas para potenciar la capacidad de reparto y laminar cualquier concentración de tensiones en una determinada zona.

El muro no es un elemento rígido sino un grupo de piezas interconectadas entre ellas que sí lo son. La estabilidad del conjunto se basa en la de cada módulo y si por cualquier circunstancia hay una sobrecarga de acciones sobre un determinado MC que rompe su equilibrio, éste se apoyará en los elementos que le rodean para restablecer su fijación.

En este caso, toma aún más relevancia el cálculo geotécnico–estructural necesario para llegar a soluciones óptimas.

Para resistir los empujes

El tamaño de las piezas, su relación ancho/alto y su espesor, depende de la altura de tierras que actúan sobre ellas.

Cuando el muro tiene mucha altura, aumentan de forma considerable tanto los empujes horizontales como verticales:

  • Para hacer frente a los empujes horizontales podemos complementar las líneas de MC con unas geomallas con gran resistencia a tracción que van conectadas a la parte interna de la base de apoyo de la pieza. Como alternativa, se pueden usar anclajes que irían conectados en la parte vertical del MC.
  • Para contrarrestar las fuerzas verticales, dispondremos un soporte lo suficientemente seguro donde apoyar la línea de base de MC. Usaremos como cimiento de la citada línea y en orden creciente de capacidad portante: capa de escollera, zapata de hormigón en masa, encepado de pilotes, etc.

Por último, reseñar la importancia del drenaje de conjunto y de cada una de las partes, para impedir la acción de las subpresiones que el agua infiltrada puede provocar.

Para resistir los empujes

El tamaño de las piezas, su relación ancho/alto y su espesor, depende de la altura de tierras que actúan sobre ellas.

Cuando el muro tiene mucha altura, aumentan de forma considerable tanto los empujes horizontales como verticales:

  • Para hacer frente a los empujes horizontales podemos complementar las líneas de MC con unas geomallas con gran resistencia a tracción que van conectadas a la parte interna de la base de apoyo de la pieza. Como alternativa, se pueden usar anclajes que irían conectados en la parte vertical del MC.
  • Para contrarrestar las fuerzas verticales, dispondremos un soporte lo suficientemente seguro donde apoyar la línea de base de MC. Usaremos como cimiento de la citada línea y en orden creciente de capacidad portante: capa de escollera, zapata de hormigón en masa, encepado de pilotes, etc.

Por último, reseñar la importancia del drenaje de conjunto y de cada una de las partes, para impedir la acción de las subpresiones que el agua infiltrada puede provocar.

Compartir