MUROS ABANCALADOS

Si disponemos varias líneas de MC a diferentes alturas a modo de bancales conseguimos salvar grandes desniveles con un impacto visual poco agresivo.

En los taludes intermedios que quedan entre las piezas, podemos disponer zonas ajardinadas como aparecen en la figura.

Este tipo de actuaciones abre un abanico de posibilidades estéticas y de diseño muy amplio y propio para proyectar urbanizaciones en terrenos muy ondulados. Las especies vegetales, especialmente las arbóreas, contribuirán con sus raíces a fortalecer los terraplenes.

Si disponemos varias líneas de MC a diferentes alturas a modo de bancales conseguimos salvar grandes desniveles con un impacto visual poco agresivo.

En los taludes intermedios que quedan entre las piezas, podemos disponer zonas ajardinadas como aparecen en la figura.

Este tipo de actuaciones abre un abanico de posibilidades estéticas y de diseño muy amplio y propio para proyectar urbanizaciones en terrenos muy ondulados. Las especies vegetales, especialmente las arbóreas, contribuirán con sus raíces a fortalecer los terraplenes.

Otras aplicaciones

Con la misma disposición abancalada, pero colocando escollera en la superficie de los taludes apoyada por su pie en las líneas de MC, conseguimos soluciones válidas para encauzamientos fluviales.

La citada escollera controlará la erosión de los márgenes en estos casos, mientras que las líneas de MC se encargan de constituir el esqueleto que soporta todo el conjunto.

Otras aplicaciones

Con la misma disposición abancalada, pero colocando escollera en la superficie de los taludes apoyada por su pie en las líneas de MC, conseguimos soluciones válidas para encauzamientos fluviales.

La citada escollera controlará la erosión de los márgenes en estos casos, mientras que las líneas de MC se encargan de constituir el esqueleto que soporta todo el conjunto.

Compartir