ELEVACIÓN DE RASANTES

Es un caso parecido al del muro vertical de gran altura con la ventaja de que podemos de manera opcional complementar la resistencia al deslizamiento, llegando a asegurar la inmovilización total, colocando unas tirantas entre los MC enfrentados a través de las perforaciones dejadas a tal efecto.

En esta aplicación toma mayor relevancia la interconexión entre piezas colindantes y se hace imprescindible el oportuno cálculo geotécnico-estructural del conjunto.

Características

Este sistema podemos usarlo siempre que queramos elevar la rasante de la vía sin necesidad de aumentar la anchura.

Como ejemplo de sus variadas aplicaciones y ventajas citaremos el siguiente:

  • En zonas que llamamos normalmente “falsos llanos” donde se acumulan barros en la calzada con las lluvias por deficiente salida de las escorrentías, podemos solucionar el problema disponiendo dos líneas enfrentadas de MC en los bordes de la calzada existente, para posteriormente rellenar el interior y terminar disponiendo el nuevo firme de la calzada que quedará confinado entre las citadas líneas de piezas, consiguiendo además proteger nuestra vía con la parte vertical externa de los MC.

En este caso, la altura que debemos conseguir ha de ser la suficiente para generar una pendiente mínima y un resguardo que permita la posterior evacuación de las aguas por las cunetas que se formen previa sedimentación del barro aportado por las escorrentías.

En otro orden de cosas, hay que mencionar que esta actuación se puede hacer sin necesidad de realizar expropiaciones de terrenos.

Compartir